Noticias

Columna Opinión

  • Compartir:
Columna Opinión

Relación virtuosa entre comunidades y áreas protegidas

Por Anita Romero

Si hablo de Parques Nacionales en la Patagonia chilena, de inmediato pienso en la vinculación con las comunidades aledañas, no solo porque es una arista del plan de uso público de los parques en Chile, sino porque no imagino el desarrollo orgánico de un Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Estado (SNASPE) sin esta vinculación. Estoy convencida que se deben fortalecer las relaciones entre Áreas Silvestres Protegidas (ASP) y sus comunidades, tanto de manera social y cultural que están fuertemente ligadas al desarrollo local sustentable, es decir, a una relación que permita la preservación de la naturaleza, la educación e investigación para potenciar el turismo a una escala que sea respetuosa con los parques, dándole el valor agregado a que las empresas que operen sean de la comunidad. Esto, a mi juicio, da un valor único a los destinos y es consecuente con la idea de que los parques no estén ajenos a sus comunidades ni tampoco a quienes trabajan en las áreas protegidas.

La participación que deben tener los actores locales en la gestión de las ASP es fundamental. Esta vinculación no debe ser solo en un papel, ni en reuniones, sino en instancias concretas. Soy concesionaria en el Parque Nacional Laguna San Rafael en la región de Aysén, trabajo en sector Exploradores desde el año 2016, y como empresas permisionarias logramos formar una Asociación Gremial (AG), donde buscamos tener esta vinculación más directa con el parque. No es fácil cuando no se tiene un intermediario entre nosotros y los administradores de los parques, pero aun así hemos podido avanzar en conjunto y la idea es, algún día, lograr la administración de este sector acceso glaciar Exploradores.

Desde mi experiencia, lo más importante para una relación virtuosa entre comunidades y áreas silvestres protegidas es la colaboración, poder unir ideas, hacer una mesa de trabajo con las mismas localidades, lograr diseñar una hoja de ruta con proyección entre ambas partes. Avanzar todos y todas en la misma dirección, sin que primen los egos, de si la idea nace del público o del privado, dejar esas cosas de lado y abrir la puerta al diálogo efectivo. En todo este proceso, las comunidades deben sentirse incluidas. Muchos habitantes no conocen sus ASP no porque no les interese, sino porque muchos de ellos no han tenido la oportunidad, por razones económicas o por accesibilidad. Nuestra responsabilidad como empresas locales es brindar estas opciones, para que no vean los parques de manera ajena.

Referente a mi experiencia como Tour Operador, con Ruta León operando en un parque, ha sido un gran desafío. Aquí se ha formado toda mi historia como empresa, y siento una enorme responsabilidad a la misma vez, y dentro de las acciones que he podido realizar, algunas de ellas se basan en actividades con estudiantes de la región, para que jóvenes puedan también disfrutar de estas áreas protegidas. Falta mucho por hacer, por ejemplo, tener una comunicación más efectiva con Conaf. Soy una mujer muy optimista, (como buena emprendedora) por lo mismo estoy segura que el trabajo colorativo nos llevará lejos, nos permitirá crecer como pequeñas empresas, y también ser un puente entre las comunidades y los parques. Aysén, con sus municipios, es una de las regiones que participa en el proceso de co-diseño de la Estrategia de Comunidades Portal junto al Programa Austral Patagonia de la Universidad Austral de Chile, The Pew Charitable Trusts y Balloon Latam y en eso tenemos esperanzas de obtener buenos resultados.

Los beneficios de esta relación virtuosa para las personas y comunidades son múltiples. Partiendo por la educación y acercamiento a las ASP, esto no solo les permite el desarrollo de una actividad de turismo en los parques, sino como una ventana a explorar sus ecosistemas y la importancia de preservar. Sentir orgullo, hacernos responsables de manera amable de la fortuna de vivir en una zona donde abundan estas riquezas naturales, así tendremos generaciones más conscientes con el medio ambiente.

Anita Romero, es concesionaria del Parque Nacional Laguna San Rafael en la Región de Aysén, sector Exploradores. Es además propietaria de la agencia Ruta León que realiza operaciones turísticas y excursiones de la localidad de Puerto Río Tranquilo.

Publicación Original: Revista Enfoque

Noticias

Noticias Relacionadas

Programa

Austral Patagonia